Make your own free website on Tripod.com

Ópera en castellano

Ópera

Ópera en castellano
Ópera
Oratorio
Lied
Opereta
ENCARGOS
Juan Borja

Donizetti: El elíxir del amor

CONTÁCTEME Si desea la versión de la ópera completa

elisir2.jpg

  

GAETANO DONIZETTI:

El elíxir del amor

 

VERSIÓN CASTELLANA © 1987 DE JUAN BORJA

Acto primero

Escena cuarta

 

RECITATIVO

 

Nemorino:

(Aparte:)

¿Será la Providencia

que envía expresamente en mi provecho

a este hombre milagroso al poblado?

¡Válgame! ¡Qué encuentro afortunado!

(A Dulcamara:)

Maestro, disculpadme: dan fe que sois vos dueño

De mágicos portentos...

 

Dulcamara:

¡No se miente! ¡Mis panaceas curan hasta a los muertos!

 

Nemorino:

¿Están entonces ciertos

quienes os afirman dueño del filtro de Isolda?

 

Dulcamara:

¿Qué? ¿Quién? ¿Bertolda?

 

Nemorino:

Me refiero al brebaje que despierta las pasiones...

 

Dulcamara:

¡Ah, sí, sí!¡El filtro de Arnolda!

¡Yo lo expendo por montones!

 

Nemorino:

¿Por montones?

 

Dulcamara:

Sí, así es: sólo yo conozco su preparación.

 

Nemorino:

¡Oh, qué suerte! ¿Y lo vendéis?

 

Dulcamara:

¡Por supuesto que lo vendo!

 

Nemorino:

¿Y será muy alto el precio?

 

Dulcamara:

¡Al contrario!

 

Nemorino:

¿Cómo?

 

Dulcamara:

Según... la oferta...

 

Nemorino:

Un real: no tengo más.

 

Dulcamara:

Es la exacta cantidad

 

Nemorino

¡Reconozco en tal gesto

que vuestra alma es generosa!

 

Dulcamara:
            (Extrae una botella)

¡Esta es la poción famosa!

 

DUO

 

Nemorino:

(Jubiloso, aparte:)

¡Increíble! ¡Prodigioso!

¡Qué elíxir portentoso!

¡Oh, gran pócima, quien te produce

luce tanta erudición!

 

Dulcamara:

(Aparte:)

¡Inaudito!¡Asombroso!

¡Qué simplón es este mozo!

Por el mundo he viajado

Encontrando más de un necio;

Pero nunca se verá uno más bobalicón,

Más ingenuo, más incauto: un seguro comprador.

 

(RECITATIVO)

 

Nemorino:

            Aguardad vuestra eminencia,

            que aún abrigo alguna duda:

            ¿En qué  modo debe usarse?

 

Dulcamara:

Con sigilo, con cautela,

La botella ha de agitarse.

Y cuidado, pues no deben escaparse

Los vapores que son muy beneficiosos.

 

Nemorino:

Bien...

 

Dulcamara:

         Se destapa...

 

Nemorino:

...bien...

 

Dulcamara:

...y entonces... apuradlo a borbollobes...

 

Nemorino:

...bien...

 

Dulcamara:

...y el efecto sorprendente nada tarda en ocurrir,

nada tarda, nada tarda en ocurrir.

 

Nemorino:

            ¿Enseguida?

 

Dulcamara:

A seros franco, ha de transcurrir un día.

(Aparte:)

¡O sea el tiempo suficiente para largarme de aquí!

 

Nemorino:

¿Y a qué sabe?

 

Dulcamara

¡A buen vino!

 

Nemorino:

¿Qué habéis dicho?

 

Dulcamara:

¡A buen vino!

(Aparte:)

Vino es, y nada más.

 

 

 

(DUO)

 

 

Nemorino:

¡Increíble, prodigioso! ...etc.

 

Dulcamara:

¡Inaudito, asombroso!... etc.

 

(RECITATIVO)

Nemorino está por salir

 

Dulcamara:

            ¡Caballero, oíd, oíd!

 

Nemorino:

            ¿Decidme?

 

Dulcamara:

            ¡Atención, secreto, ojo, cuidado,

            cautela!: Hoy en día es muy riesgoso

            el expendio de pociones...

 

Nemorino:

            ¡Oh!

 

Dulcamara:

            Por tanto os pido una discreción total,

            De otro modo se podría disgustar la autoridad.

            Mucho cuidado.

 

Nemorino:

            Soy un hombre de palabra:

            el secreto guardaré.

 

Dulcamara:

            ¡Cuidado!

 

Nemorino:

            ¡Soy un hombre de palabra!

 

Dulcamara:

            ¡Cautela!

 

Nemorino:

¡Soy un hombre de palabra:

            el secreto guardaré!

 

DUO

Dulcamara:

            Id, mortal afortunado,

            un tesoro habéis comprado:

            ¡pronto todas las mujeres enloquecerán por vos!

 

Id, mortal afortunado,

            un tesoro habéis comprado:

            ¡pronto todas las mujeres enloquecerán por vos!

 

Nemorino:

            Ay, doctor, de todas las doncellas

            beberé por una,

            más que sean todas bellas.

            Os lo aseguro: será por ella

            todo cuanto beba

            del mágico licor.

 

            ¡Sin dudarlo mi buena estrella

            me ha enviado a este (gran) doctor!

 

Dulcamara:

            ¡Sin dudarlo en la mañana

            irme será lo mejor!

            Irme lejos, lejos, lejos,

            será mejor. Será lo mejor.

 

CONTÁCTEME Si desea la versión de la ópera completa

Combate de los Pozos 1551 CA 1245 Buenos Aires, Argentina
Teléfono: 0054 911 65129483